InicioEl Corazón › Sistema Pulmonar

  

Email This Page
 
Print Friendly

Introducción a Los Pulmones
¿Qué función realizan los pulmones?

Los pulmones son dos órganos flexibles y elásticos que introducen aire desde el exterior del cuerpo. Ellos están protegidos por la caja torácica (costillas) ya que están formados de un tejido delgado muy propenso a romperse. El aire viaja por la boca y nariz hacia la tráquea, la cual se divide en dos canales llamados bronquios (el plural de bronquio). Después de esta bifurcación inicial, los conductos continúan bifurcándose convirtiéndose cada vez más pequeños hasta que terminan en pequeñísimos racimos de sacos aéreos parecidos a las los racimos de uvas denominados alvéolos (plural de alvéolo). Estos sacos de aire contiene la región donde ocurre el intercambio de gases. Los capilares se acercan al alvéolo para transportar el aire en los pulmones y llevarla al corazón, y eventualmente, al resto de los tejidos del cuerpo. Al mismo tiempo que toman el oxígeno en la sangre, liberan el dióxido de carbono que ha recogido del resto del cuerpo.

img_heart_lung_es

¿Cómo funcionan los pulmones?

¡Nosotros respiramos porque neustros tejidos respiran!  Los pulmones básicamente funcionan de la siguiente manera, cuando nuestra pecho se expande se inhala aire (en el cual el oxígeno es un componente). Al exhalar el pecho utilizan sus propiedades elásticas para que pasivamente regrese a su tamaño original. El oxígeno y el dióxido de carbono pueden viajar entre los pulmones y la circulación porque los capilares que rodean los sacos aéreos son permeables a estos gases. En esencia, esto significa que las moléculas de oxígeno y de dióxido de carbono son lo suficientemente pequeñas para difundir pasivamente a través de los paredes de los vasos sanguíneos y los alvéolos. Este mismo principio se aplica al intercambio gaseoso entre la sangre en los capilares y los tejidos del cuerpo. En la insuficiencia cardíaca sucede que si la sangre está abandonando el pulmón en contra de una gran presión corriente abajo en la aurícula izquierda, fluido puede difundirse a los pulmones. Esta condición, conocida como edema pulmonar, puede inhibir el intercambio y convertir la respiración muy difícil e incómoda.